Talleres de música

taller de músicaDolo Beltrán y Caïm Riba, componentes de Pastora, y Julio Beltrán y Adrián Za (El Pana), de Pachamama Crew, impartieron dos talleres musicales a un grupo de 18 niños, niñas y adolescentes de La Chureca. En ellos se trabajó la reflexión, la expresividad y la autoestima a través de la composición e interpretación musicales.


En el primer taller se realizaron dinámicas de calentamiento vocal, de desinhibición y de cohesión grupal además de proyección y control de voz, de expresión corporal y puesta en escena. El objetivo del taller era llegar a conocer, apropiarse e interpretar un tema musical que formaría parte del próximo disco de Pastora: “Un pedazo de tierra”. Este tema explora el tema del arraigo y el desarraigo y por ello encaja perfectamente con el contexto de jóvenes y adolescentes en general (etapa en la que cada uno busca su espacio) y con los aspectos contextuales de los cambios en La Chureca y Acahualinca en particular.


Desde las primeras sesiones se trabajó el tema en los talleres, desde los aspectos textuales y musicales hasta los interpretativos. El grupo se identificó con el mensaje de la canción y la adoptó como algo propio, proponiendo cada participante del taller una frase para incluirla en la versión definitiva. Esto originó todo un proceso de reflexión del que surgieron aspiraciones y demandas (respeto, cariño, dignidad, entorno sano), que abre en los y las participantes la posibilidad de vincular su talento musical con su capacidad de protesta y propuesta, desvelando el arte y la composición musical como medios de participación y de expresión cívica y ciudadana.


El resultado es un bonus track llamado "Un pedazo de tierra - La Chureca", que se ha incluido en el último álbum de Pastora, “Un Viaje en Noria”.


En el segundo taller, celebrado en noviembre, Julio y Adrián, habituados a trabajar por medio del hip hop con jóvenes en riesgo de exclusión, comienzan reflexionando con los chavales sobre la importancia de la música (en especial el rap y el hip hop) como vía de expresión de demanda y propuesta ciudadana. Así, plantean la construcción de un tema musical propio partiendo de cero, en torno al concepto central de la obra de teatro: “El Tesoro de Acahualinca y La Chureca es su gente”.


En una lluvia de ideas se comienza a perfilar la temática de la obra, a partir de la cual se componen las estrofas. El tema musical gira en torno a las dificultades, los valores humanos y los sentimientos de las personas de Acahualinca y La Chureca, con un mensaje en clave positiva (mejor que llorar, alegría y amor).


La canción “El Tesoro” combina hip hop con aspectos más melódicos. En el proceso de composición y grabación participan activamente Perrozompopo, Lya Barrioz y Rommel Ocampo, que trabajan las voces y los coros del tema.


Los dos talleres cumplieron los objetivos de utilizar la composición y la interpretación musical como vía para reflexionar de forma crítica sobre actitudes, roles, relaciones y expectativas personales. Los dinamizadores percibieron cambios positivos en cuanto al trabajo en equipo y el compañerismo, y mejoras en la autoestima, el respeto y la confianza: al terminar los talleres, cada uno/a de los/as participantes conocía mejor su voz y sus posibilidades, y se sentía con la capacitación y confianza necesarias para interpretar el tema en público.


Para dar continuidad a esta formación, Talento en Acahualinca plantea la realización de un curso de música sostenido de nueve meses de duración. También contempla la realización de sendos talleres monográficos de refuerzo, impartidos por artistas nicaragüenses en internacionales, e insertados en el programa lectivo del curso.

¡HAZLO POSIBLE! ¿Quieres apoyar este proyecto?