Situación

ManaguaEl barrio Acahualinca está en Managua, a orillas del lago Xolotlán. Es un barrio urbano marginal con una población de más de 10.000 personas. Acahualinca alberga el mayor basurero de Centroamérica, La Chureca, que es fuente de trabajo y lugar de residencia de miles de personas, que viven en condiciones de alta marginalidad y pobreza, y se exponen a grandes riesgos para su salud, seguridad y desarrollo.


Barrio AcahualincaDentro de La Chureca hay casi 2.000 viviendas, muy deterioradas y sin servicios básicos de agua y saneamiento. Los problemas derivados de la pobreza, tales como el hacinamiento, la promiscuidad y falta de acceso a información y servicios de salud, unidos a la coexistencia en el ambiente de la basura, hacen del asentamiento un territorio donde la salud general de la población se ve amenazada.


 

Acceso a La ChurecaPrincipales características de la población que vive en el basurero La Chureca:

- 51% son niñas, niños y adolescentes menores de 17 años
- 24% son jóvenes menores de 30 años
- 48% son mujeres
- 29% es analfabeta
- 81% no estudia
- 70% trabaja en la actividad de recolección de basura
- La población económicamente activa (PEA) es el 47%
- 54% de la población trabaja en la economía informal y por cuenta propia en el manejo de desechos sólidos
- Sólo el 34% de población asalariada.
- Es frecuente encontrar a niñas y niños desde los 4 años, y de manera habitual a partir de los 8 años, trabajando en actividades de explotación económica vinculadas a la basura.


Las familias se componen de 5 ó 6 miembros de media, y en muchos casos tiene una mujer al frente. Los ingresos mensuales de una familia de Acahualinca oscilan entre los 23 y los 47 €, lo que indica el nivel de extrema pobreza en que se sitúan. Debido a todas estas carencias, a las personas que viven en Acahualinca les faltan recursos para reclamar cambios, su identidad como grupo es débil y la participación ciudadana para buscar soluciones a todos sus problemas casi nula.


Niños y niñas de AcahualincaEl 70% de la población del barrio son niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Casi todos trabajan en la recolección de desechos. Tienen muy poco acceso a educación por la falta de centros educativos, y un ocio muy limitado porque todos los espacios dependen de la oferta de las organizaciones civiles. Por estos motivos el consumo de alcohol y drogas entre los jóvenes y su participación en actos delictivos es muy elevado. Son una generación estigmatizada por el rechazo social.


Esta situación atenta contra los derechos de la infancia y les aleja de espacios de socialización que contribuyan a su desarrollo. Por eso, Talento en Acahualinca promueve la participación infantil y adolescente mediante la creación de oportunidades en el ámbito de la expresión artística y audiovisual. De ese modo se pretende formarles, unirles como grupo y dotarles de mayor autoestima.